Ideas de dónde colocar relojes de gran tamaño en casa

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Hace tiempo nos acostumbramos a mirar la hora en el teléfono y los relojes de muñeca y de pared parecen haber pasado a la historia, al menos en funcionalidad. Con ello no queremos decir que no se usen; solo es una realidad que son menos necesarios de lo que lo eran antes de la bonanza de la tecnología móvil. Pero aún así, hay personas que tienen relojes de gran tamaño en casa.

Ahora bien, muchos podrían tener dudas respecto a dónde colocarlos. Sabemos que las paredes y los estantes son las superficies más comunes y prácticas, pero ¿cuáles son las más adecuadas en casa? ¿Dónde podríamos ubicar relojes de gran tamaño sin perturbar el equilibrio decorativo? Como vendedores con experiencia, te ofrecemos la respuesta.

¿Dónde quedan mejor los relojes grandes?

Los relojes de gran tamaño no han pasado de moda, pero hoy en día nos son más útiles como decoración que para ver la hora. No por ello podemos ubicarlos en cualquier lugar de nuestra casa; hay ciertas reglas que debemos seguir para garantizar que cumplan ambas funciones de forma segura. A continuación te presentamos algunas recomendaciones.

En la sala

La sala es, por excelencia, el lugar en el que se colocan los relojes de gran tamaño, ya que es donde se reúnen con más frecuencia los habitantes de la casa. También es donde suelen llegar las visitas y el lugar por el que pasamos para desplazarnos a otras partes de casa. Probablemente, cualquier lugar de la sala será idóneo para colocar uno de estos.

Por lo general, se coloca sobre la chimenea, en una zona particularmente alta para garantizar su visibilidad. No es recomendable colocarlo cerca de una ventana o balcón ya que esto haría difícil verlo desde ciertas partes de la casa. Ahora bien, en lo que respecta a relojes de gran tamaño como los tipo torre lo mejor es dejarles su espacio en el suelo junto a una pared.

En un dormitorio

Los relojes también son muy útiles dentro de las habitaciones. Hoy en día contamos con la alarma del celular para despertarnos; pero las recomendaciones actuales apuntan a limitar el uso de las pantallas en nuestro dormitorio, y sobre todo, estando en la cama; cumplir con ello sería más sencillo si colocáramos un reloj de gran tamaño.

Obviamente, el lugar en el que lo coloquemos debe ser seguro y proporcionar suficiente visibilidad, sin obstaculizar nuestro paso ni nuestra vista. La pared frente a nuestra cama podría ser una buena candidata, así como aquellas en los laterales. Por último, si es un reloj de gran tamaño pero no de pared, deberías evitar colocarlo en tu dormitorio ya que ocupará mucho espacio.

En un lugar visible en la cocina

Todo aquel que ame cocinar estará de acuerdo en que el tiempo pasa volando cuando lo hacemos. Y si bien esto puede resultar muy relajante, no lo es tanto cuando tenemos muchas otras cosas que hacer. Para estos casos, es más conveniente tener un reloj de gran tamaño bien ubicado que interrumpir lo que hacemos tocando el celular para ver la hora.

El problema es que no podemos ubicar un reloj de gran tamaño en cualquier lado de la cocina. En primer lugar, porque fácilmente podría mancharse con aceite, agua e ingredientes; además, el calor de las estufas podría deteriorarlo rápidamente. En este sentido, lo mejor es ubicarlo en un lugar visible pero apartado de la zona en que manipulamos los alimentos.

Lo que debes evitar al ubicar relojes grandes en casa

Ya hemos recomendado algunas opciones, pero también debemos hablar de los pecados al colocar relojes de gran tamaño en casa. El primero es no colocarlo en zonas demasiado altas; esto no solo limitará su visibilidad, sino que también lo hará más difícil de limpiar. Hablamos de un objeto funcional y decorativo que debe ubicarse en un lugar en el que podamos apreciarlo.

Aunque mencionamos las cocinas como un lugar para colocar relojes de gran tamaño, no es recomendable colocarlos en el comedor. La hora de la comida es sagrada y debemos respetarla por el bien de nuestra salud física y psicológica. Mirar la hora mientras comemos no es para nada saludable y puede convertir este en un sitio de ansiedad, en especial cuando nos hemos retrasado.

Por último, una regla de oro en decoración que además aplica para casi todos los aspectos de nuestra vida; evita a toda costa dejar relojes detenidos o descompuestos dentro tu hogar. Incluso si su diseño es el más espectacular o si hay mucho valor sentimental, acumular cosas dañas en casa es muy perjudicial. Si quieres seguir usándolo, intenta repararlo, en caso contrario, deberías desecharlo.